Chuquisaca: Accesos entregó reservorio de agua en beneficio de 391 familias de Culpina

15625599_1064138493712808_7601103664565716335_o

MDRyT – ACCESOS (Diciembre de 2016).- El Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, a través el Programa de Inclusión Económica para Familias y Comunidades Rurales ACCESOS, realizó el martes 20 de diciembre, la entrega del Reservorio de agua más grande construido en el municipio de Culpina del departamento de Chuquisaca, con el fin de hacer frente a la sequía que sufre la región como consecuencia del Cambio Climático. En el acto participó el Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, quién resaltó el trabajo conjunto que se lleva adelante en la región, entre Gobierno Central, gobernación, municipios y comunidades de la región.

José Antonio Carvajal, coordinador General del Programa ACCESOS, dio a conocer que el municipio de Culpina cuenta con tres obras de infraestructuras resilientes, alcanzando un monto de 448.332,00 (cuatrocientos cuarenta y ocho mil trescientos treinta y dos 00/100 bolivianos) de inversión pública. En cuanto al reservorio de la Comunidad “El Centro” del municipio de Culpina, Carvajal informó que se beneficiará a 157 familias con una inversión de 252.000,00 (doscientos cincuenta y dos mil 00/100 bolivianos). Asimismo, señaló que se realizó dos estudios de diseño técnico de pre inversión en Culpina, como parte de las Políticas de Estado entorno a la adaptación al Cambio Climático con una inversión de más de dos millones de bolivianos.

El Gobierno Nacional de Bolivia, mediante el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras y a través del Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala ACCESOS – ASAP, trabaja en el incremento de las capacidades de adaptación de las familias y las comunidades con el fin de hacer frente al impacto del Cambio Climático, garantizando a la población acceso al agua. “Se han construido reservorios en las comunidades del El Salitre, Cantupampa, 1º de Mayo y Miraflores del municipio de Culpina”, señaló Carvajal.

Asimismo, anunció que en el marco del 56 aniversario del municipio de Culpina, la comunidad de “El Centro” será escenario del acto de entrega simbólica de más de 11 millones de bolivianos de inversión por parte de ACCESOS ASAP a lo largo de la gestión 2016 en obras de infraestructura resiliente y estudios de pre inversión en Chuquisaca, Tarija y Potosí, que benefician a 3.576 familias y 151 comunidades.
De igual manera, dio a conocer el trabajo que se lleva adelante mediante los Concursos de mujeres y jóvenes con el fin de reducir la carga laboral de la mujer y orientado a la adaptación al Cambio Climático, donde se benefician 760 familias de 151 comunidades de Chuquisaca, Tarija y Potosí.

Bolivia: en la frontera del cambio climático En los páramos y valles andinos, los pequeños agricultores se adaptan a la nueva realidad Grandes esperanzas en Villa Abecia

nota1
La esperanza de conseguir un cambio parecido late en los habitantes de Villa Abecia, un municipio en el corazón del departamento de Chuquisaca, al sur de Cochabamba y no lejos de la frontera con Argentina. Aquí las comunidades también están marcadas por la emigración de sus miembros masculinos más jóvenes. Los destinos más comunes son Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más próspera del país debido a la riqueza de su subsuelo lleno de petróleo y gas, y la cercana patria de los gauchos.

Con la colaboración de Accesos y otras instituciones, las diferentes comunidades de Villa Abecia han diseñado un ambicioso proyecto de desarrollo. La puesta en marcha de un sistema de regadío por aspersión y goteo que incluye la construcción de reservas de agua y la protección de las parcelas con mallas y capas térmicas va a permitir asegurar la producción frutal en la zona.

“Es una tierra excelente, dice el alcalde, Johny Ortega. Aquí lo que plantes se da. Sobre todo, el durazno y la uva. El problema aquí siempre ha sido la falta de lluvia, que va a más cada vez. Además, también desde hace unos años, tremendas tormentas de lluvia y granizo vienen y a veces acaban no solo con la producción, sino con las plantas de vid y de frutal”.

Una de las comunidades del municipio, Tárkana, ha ido más allá y ha decidido diversificar su producción y, al mismo tiempo, garantizar su seguridad alimentaria. Así, 15 familias se han asociado para criar carpas en estanques excavados con la financiación proveniente de Accesos. El aporte de este programa también les ha permitido adquirir los insumos necesarios para la primera temporada de cría: alevines y pienso para alimentarlos.

“La carpa crece en el estanque independientemente de las condiciones meteorológicas. No le afectan el granizo, ni la sequía. Apenas da trabajo y nos asegura unas proteínas que los cultivos de fruta no pueden asegurar”, explica Daniel Aramayo, uno de los líderes de la comunidad. La idea es que, además de garantizar la seguridad alimentaria de los habitantes de Tárkana, los peces criados en esta comunidad puedan ser comercializados y también servir para atraer turismo nacional a este apartado pero idílico rincón de los Andes bolivianos.

Aunque con sus dudas —es la primera vez que la comunidad se embarca en un proyecto de piscicultura— los habitantes de Tárkana miran ilusionados las pozas en las que los peces crecen. Saben que se juegan la supervivencia de su comunidad y piensan que las carpas pueden inclinar la balanza de su lado.

Daniel, que dejó la comunidad durante unos años para estudiar, cuenta: “Cuando volví de la universidad, me sentí muy triste. Ya no se veían los camiones cargados de uva que salían de aquí en el pasado. Y la escuela había quedado reducida a ocho niños. Toda la gente joven se iba. Decidí que tenía que quedarme para intentar cambiar eso”.

Según el alcalde, los proyectos en marcha están consiguiendo revertir la situación: “De las 100 familias que se van a beneficiar del proyecto de regadío, casi la mitad son gente de la comunidad que había emigrado y que ha vuelto porque ahora tienen una posibilidad de futuro aquí”.

La vida en las fronteras del cambio climático en Bolivia no es fácil. Pero muchas comunidades no se dan por vencidas gracias al apoyo de las autoridades bolivianas y de organizaciones internacionales como el FIDA.

Fuente: El País/ Juan Ignacio Cortés FIDA

MISIÓN DE SUPERVISIÓN DEL FIDA VISITA EMPRENDIMIENTOS APOYADOS POR EL PROGRAMA ACCESOS

DSC_0325
MDRyT – ACCESOS (Noviembre de 2016).- El Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, a través del Programa de Inclusión Económica para Familias y Comunidades Rurales ACCESOS, sostuvo una reunión general con la Misión de Supervisión de Medio Término del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola FIDA, en la cual se mostró la estrategia de intervención, actividades realizadas por cada componente, además de los avances y resultados alcanzados a la fecha. Este momento fue aprovechado por la Misión para realizar una serie de consultas, observaciones y comentarios que fueron respondidos y tomados en cuenta por el Programa.

Como parte de su política de financiamiento y acompañamiento a los proyectos co-financiados por el FIDA, una misión de supervisión de dicho organismo internacional, visita Bolivia, del 14 al 24 de noviembre, con el propósito de dar seguimiento a los esfuerzos que el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras viene realizando mediante el Programa ACCESOS.

Durante el primer día de visita en campo, se efectuaron recorridos alternos (en dos grupos), para conocer las actividades desempeñadas, apoyo recibido, avances y proyecciones de Emprendimientos Económicos Productivos de los departamentos de Tarija y Beni. El grupo 1, integrado por Arnoud Hameleers, Gerente de Programas División América Latina y el Caribe / FIDA, Raúl Espinoza, experto en temas de medio ambiente y José Antonio Carvajal, Coordinador General del Programa ACCESOS, visitó los emprendimientos de Producción de “Café de Palqui” y Fortalecimiento a la “Producción de Durazno” en el Municipio de El Puente en Tarija, donde se observó la participación juvenil y la transformación de las relaciones entre hombres y mujeres, en ambos emprendimientos.

Un segundo grupo, conformado por Jorge Arciénega, Especialista en Desarrollo Rural Socio Productivo; Enrique Callejas, Especialista en Seguimiento y Evaluación – Gestión del Conocimiento; y María Quispe, Experta en Mejora de la Resiliencia y Gestión Sostenible de RR.NN., Genero y Pueblos Indígenas, se trasladó hasta el Municipio de Riberalta, en el departamento del Beni, para visitar al Colectivo de Mujeres “Apóyate”, quienes trabajan en la elaboración de Artesanías con insumos naturales como semillas, y donde se constató la importancia que se otorga a la participación de la mujer.

La Misión FIDA culminará su visita con una reunión con el Ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico y el Coordinador General del Programa ACCESOS, a quienes informará el resultado de la evaluación de las visitas, aportando sus recomendaciones al Proyecto, enfocando su atención en tareas de seguimiento de la ejecución, en los resultados logrados.